Opinión Política

Girauta narra su infierno con los socialistas: “El día que pedí berberechos me retiraron la palabra”

El inmenso cabreo de la izquierda, la marcha de Iglesias… Díaz Ayuso ha provocado un auténtico terremoto.

El Mundo

El PSOE encaja la debacle de Madrid como un aviso a Pedro Sánchez“. “Ni lo podíamos imaginar“, dicen. Pues mira que lo decían todas las encuestas. Es lo que tiene que tu amiguete Tezanos te haga sondeos al gusto del jefe, que luego viene la realidad. Que van a hacer un análisis, dice Raúl Piña. Si ya lo ha hecho Carmen Calvo. Los madrileños son fascistas y en Madrid, además de berberechos y cañas, hay campos de concentración.

Dice el editorial que “la resaca que deja el 4-M será amplia, duradera y profunda”. “Todos los partidos y sus líderes están acusando ya, para bien o para mal, los efectos del terremoto político registrado en Madrid, con epicentro en la Puerta del Sol”.

Hoy Casado está en mejor disposición de disputar la Moncloa a Sánchez en las próximas generales si extrae la gran lección del 4-M: que la alternativa al sanchismo se construye combinando la realidad de una gestión eficaz y la desacomplejada batalla de las ideas y valores liberales”. Casado ha pasado de estar mudito conteniendo la respiración a no parar de hablar.

Thank you for watching

“Arrimadas tampoco ha querido asumir autocrítica alguna y en ese pecado llevará la penitencia”. Parece que ha decidido hacerse un Juana la Loca y llevar por toda España al cadáver de Cs.

En cuanto a Sánchez, “se enfrenta al problema que más le preocupa: el del mantenimiento del poder. Es el corolario lógico de su constante huida hacia delante de la mano de las fuerzas más extremistas del arco parlamentario. Los rehenes de esa estrategia cortoplacista e irresponsable son todos los españoles. Por eso, alzar una sólida alternativa de gobierno es más urgente ahora que nunca”. Casado no tiene ni la valentía ni el carisma de Ayuso.

Arcadi Espada enfrenta a Casado con la realidad. “Sin Vox no hay solución“, macho, te pongas como te pongas. “Es un ejercicio de nulo interés pronosticar si Casado logrará ser presidente del Gobierno: la capacidad de sanchez de empeorarse a sí mismo —y en la tezana creencia de que es el mago de la pista— es insondable. Por lo tanto, incluso Casado puede ser su alternativa. Pero no lo será sin Vox”. Al menos por ahora. Así que hala, Pablo, ya estás empezando a pensar cómo te reconcilias con Abascal.

Eduardo Álvarez dice que “es imposible saber si en el triunfo arrollador de Díaz Ayuso ha pesado más el cacareado efecto ilusionante de la presidenta madrileña o el odio visceral que despierta el coletas“. Pues las dos cosas, Eduardo. Pero hay que admitir que cuando machoman dijo que venía a salvar a Madrid animó mucho el cotarro. Con las ganas que le teníamos.

Raúl del Pozo cuenta que “en Moncloa están haciendo en secreto ejercicios de humildad después del estrepitoso fracaso”. Ya me extraña, Sánchez no conoce esa palabra. “Ahora es importante desmovilizar el odio, porque no era real el discurso antifascista”. Pues ayer salió Calvo llamando fascistas a la inmensa mayoría de los madrileños. Buen camino, que sigan así, que sigan. “Que tampoco se hinchen como ranas en Génova. La gente no ha votado al PP, ha votado a Ayuso contra Sánchez”, advierte a Casado que anda por ahí como loco, encantado de sí mismo.

Lucía Méndez está desolada. “A Pablo Iglesias sus odiadores no le dejan vivir. Permanentemente acosado en su casa, ni siquiera en la hora del adiós han tenido sus adversarios el respeto necesario en democracia y la piedad humanaimprescindible para con el líder que revolucionó la política española hasta que dejó de revolucionarla”. ¿Piedad con Iglesias? Este tipo se ha cargado la convivencia entre españoles, este tipo no ha tenido piedad nunca con nadie, este tipo ha contratado matones para zurrar a los adversarios políticos, este tipo ha intentado derribar la Constitución, este tipo ha puesto en peligro la democracia, ha intentado provocar otra guerra civil. Qué piedad ni qué leches. Él nunca ha respetado a nadie, ¿por qué le vamos a respetar a él?

El País

Conmoción en el Gobierno por la debacle de Madrid tras fallar sus datos internos“. Hombre, sus datos internos se los da Tezanos y los cocina a gusto del jefe, qué esperaban. Cuenta Carlos Cué que están “desconcertados”. “Esta vez no lo vieron venir”. Pero por el amor hermoso, ¿de verdad se creen las encuestas del criado de Sánchez? ¿Tampoco vieron cómo recibían a Ayuso en los actos de campaña en todas partes? Pues sí que están despistados.

Se consuelan en que “el Ejecutivo tiene dos años de legislatura por delante para darle la vuelta al fracaso absoluto en Madrid y para lograr que esta crisis se quede limitada a esta comunidad. Ahora más que nunca es evidente que el adelanto electoral es una opción muy remota y la coalición es la única posibilidad de gobierno real”. Esa será su tumba, precisamente, esa coalición que no dejaba dormir a Sánchez. “La estabilidad está garantizada, insisten en la Moncloa, y con dos años por delante hay tiempo de sobra para darle la vuelta a cualquier desgaste”. Con esos socios el desgaste es imparable. Pero sí, dos años es una eternidad.

Pablo Gómez Perponya se devana los sesos. “¿Cómo es posible que en una región en la que 6 de cada 10 madrileños se declaran de izquierdas vaya a gobernar una coalición entre Ayuso y la extrema derecha?”. Te explico Pablo, que os veo un poco despistados. El cuento de que llegan los fascistas no se lo ha tragado nadie. A lo mejor si fuerais más a los bares a comer unos berberechos veríais que no hay nadie con cruces gamadas ni nada de eso con lo que intentasteis asustar al personal, sino que hay gente currando, comercios abiertos y personal tomando cañas y comiendo berberechos. Vida, vaya.

El editorial se esfuerza en escudriñar “claves de un triunfoSe complica mucho la vida. “Se trata naturalmente de un fenómeno complejo, con múltiples factores que han contribuido al triunfo. La capacidad de conectar con un amplio sentimiento de fatiga pandémica, junto con el poderoso deseo de actividad laboral e interacción social; sintonizar con el profundo rechazo que las políticas y alianzas del Gobierno de Pedro Sánchez despiertan en la capital; afirmar un marco de campaña polarizador y anecdótico favorable a sus intereses; y aprovechar sin errores el colapso de Ciudadanos”, resume. Ah, y en “un regionalismo populista que habrá que ver cómo evoluciona“. Pues vamos a pedir un referéndum de independencia para crear la República de Madrijistán, como dice Julián Cabrera en La Razón.

ABC

Nadie en el PSOE asume la responsabilidad del fracaso“. Están a tortas repartiendo culpas. Por ahora Gabilondo se está llevando la peor parte. Albiac les hurga en la herida. “Que unos cien mil votantes socialistas nombres ilustres algunoshayan pasado a votar a Ayuso es síntoma serio. La estatua del Emperador está agrietada. Y el decorado empieza a desmigajarse”. Dios te oiga, pero aún tardarán un poco.

Ignacio Camacho responde los berberechazos de Calvo. “La izquierda todavía no ha comprendido las causas de su batacazo. Es probable que no lo haga nunca, aferrada a la excusa fácil del populismo trumpista y el voto tabernario”. Están ciegos de ira. “Según sus cálculos a día de hoy debe de haber en Madrid casi dos millones de fascistas“. ¿No se cansan nunca de sobreactuar?

“La mayoría del PP se ha fraguado en el centro”, con el trasvase de votos de Ciudadanos y del PSOE, y eso es un hecho. “Simplificar todo en los berberechos y las tabernas es una majadería propia de un sectario complejo de superioridad, de una mentalidad autocomplaciente y ególatra inhabilitada para admitir las razones de su derrota”. Acabas de definir a la izquierda a la perfección.

Girauta cuenta lo mal que lo pasó en el Congreso al tener que relacionarse con la superioridad intelectual socialista. “Lo más mundano a lo que se rebajaban los diputados de Sánchez era a comentar la relación entre Maquiavelo y los Médici. Pero no se sentían cómodos hasta que glosaban a un Jenófanes, por ejemplo. Yo me preparaba la noche antes a Heráclito para no defraudarles, y ellos iban a Jenófanes porque lo conocido en exceso les parecía de mal gusto. El día que pedí berberechos para todos me retiraron la palabra“. Pero Girauta, cómo se te ocurre hacer una cosa tan vulgar delante de los sapientísimos socialistas.

“Una mañana noté que cuando alguno de ellos decía cierta cosa, los demás callaban y adoptaban una actitud de respeto con todo su cuerpo. Afinando el oído, identifiqué las palabras ‘autos epha’. Recurrí a un socialista de confianza. Todos dominan el griego. Significaba ‘lo ha dicho él’. Habían tomado la expresión de los pitagóricos (que eludían las alubias) para zanjar cualquier discusión. ‘Él’ era Sánchez. Al final no logré mantener el nivel y me entregué al berberecho“. Bien hecho, Girauta, el nivelazo de los socialistas, especialmente el de Lastra y Calvo, es imposible de alcanzar.

ABC no tiene mijita piedad con Iglesias. “Pablo Iglesias ha sidopolíticamente tóxico hasta en su despedida. Le resultó imposible aceptar que su nulo tirón electoral se debió, en primera instancia, al rechazo político que había generado su persona no solo en la derecha, sino en la propia izquierda, bastante harta de sus gestos autoritarios, machistas y teatrales. Iglesias vistió su adiós victimista con descalificaciones a la derecha trumpista“. Tampoco se esperaba más de él, conocemos al personaje.

Con Iglesias se va un político y una política, una forma de entender la cosa pública basada en la crispación, el enfrentamiento civil y el maniqueísmo de la lucha de clases, es decir, las peores excrecencias de la ideología comunista que representaba el exvicepresidente del Gobierno”. “Tanto quejarse en su despedida de que Madrid ha normalizado el fascismo, cuando él tiene el demérito de haber justificado el matonismo de izquierda, la violencia de ETA y el golpismo del nacionalismo catalán”.

“Tanta paz encuentre Iglesias como deja en una democracia muy agradecida por su marcha“. “Pedro Sánchez es el responsable de que Iglesias accediera al centro del poder político del país. Y gracias a esta posición pudo atacar impunemente a la Corona, a los jueces, a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y a toda institución democrática y representativa que se precie de serlo. Iglesias, el político más destructivo que hemos conocido en décadas”. “Sin Iglesias, sale ganando la democracia“. Suscribo cada una de las palabras de este editorial, que explica a la perfección a Lucía Méndez por qué Iglesias no merece ninguna piedad. Como no la merecerá Sánchez cuando caiga, que caerá.

La Razón

Bandazo en Moncloa: un nuevo Sánchez“. ¿Otrooo? Es el hombre las mil caras. La cara del que no podría dormir con Podemos, la del que no pactaría con Bildu, la del que metió a Iglesias en el gobierno y pactó con Bildu y los separatistas, el Sánchez de la oposición que dijo que lo de Cataluña había sido un golpe de Estado, la del Sánchez presidente que renegó del Sánchez en la oposición. Hemos perdido la cuenta de cuántos Sánchez hemos conocido ya.

Cuenta Morodo que en el PSOE se han dado cuenta ahora de que “la clave de la lectura interna está en que las elecciones han evidenciado el coste de la coalición con Podemos y de los acuerdos con los independentistas“. ¡Cáspita, qué perspicacia! “Sánchez tiene que elegir entre salvar al Gobierno, y mantener su estabilidad parlamentaria, o salvar al PSOE, y aparcar esas compañías tóxicas que le separan del centro”. A Sánchez el PSOE se la trae al pairo.

Dice el editorial que el trastazo del PSOE “puede explicarse tanto en la deriva del discurso tradicional socialista hacia la radicalidad, más acusada, aun si cabe, en la reciente campaña electoral –donde la exhibición del espantajo del fascismo y las acusaciones de riesgo de muerte de la democracia han desbordado sobradamente el marco de la realidad–, como en la percepción negativa de muchos simpatizantes del PSOE sobre la excesiva influencia que ejercen los socios de Pablo Iglesias en las decisiones del Ejecutivo”. Una cosa es consecuencia de la otra. “Puede marcar distancias con esa estrategia basada en la dialéctica del frentismo”. Pues oyendo a Calvo no es lo que parece que vayan a hacer.

Como dice Chapu Apaolaza, “el socialismo eleva el mantra que al votante popular lo guía una tezánica tabernidad, esto es, está pedo. Carmen Calvo añade que la bandera de la libertad —esto es, Ayuso—, inspiró los campos de concentración. Madrid cochina, liberal, contagiosa, dumpinera y fascistorra le va el liberalismo y el pirriáquez, “las cañas, los berebechos y los ex” y en general todas las cosas que en su discurso quedan al lado del nazismo. Con estos piropos, no se explica que no les hayan votado“. Es para animar a los madrileños a votarlos en las generales.

Marhuenda se despide de Pablo (creo). “Es curioso que ahora se queje de haber sido blanco de críticas y ataques quien hizo de la agresividad verbal, los gestos extremos y la sobreactuación su imagen de marca. La humillación que ha sufrido de manos de Mónica García demuestra que había otro camino para la izquierda radical sin necesidad de utilizar un lenguaje violento y barriobajero”.

“Muerto el perro se acabó la rabia”, dice Martín Beaumont. “Dicho sea con todo el respeto”. Pasemos página de esta etapa negra para la democracia. De nuevo gracias, Ayuso.

Fuente: Libertad Digital.

Related posts

Manifestación de la plataforma No a la MAT contra la alta tensión en Castelló

Sofía Millán

Luis del Val: “En Cataluña, los niños son propiedad de los secesionistas, los que sostienen a Sánchez”

Sofía Millán

Cientos de vehículos toman Teruel pidiendo proyectos de renovables que no traigan “fractura social”

Sofía Millán

Leave a Comment