Deporte

¡Verstappen, campeón del mundo en la última vuelta!

  • Hamilton tenía el título a tocar, pero un ‘Safety Car’ a falta de 5 giros lo cambió todo
  • Verstappen aprovechó el ‘Safety’ para poner goma blanda nueva, mientras Hamilton se quedaba en pista con el duro viejo, y la carrera se relanzó a falta de un solo giro de infarto en el que Max superó a Lewis para proclamarse campeón
  • Sainz logró el podio con un gran final, su tercer podio con Ferrari en su primer año en Maranello

Solo podemos ponernos de pie y aplaudir a estos muchachos. Y hacerlo durante los minutos que queramos. ¡Durante horas! Max Verstappen y Lewis Hamilton regalaron un espectáculo memorable a todos los aficionados de la Fórmula 1 durante todo un año igualado, emocionante, tenso y lleno de polémica. Hicieron que la F1 volviera a ser una conversación más en los rellanos de todo el mundo. E hicieron lo propio en una carrera que queda para la historia. Ambos merecían el título, pero solo uno podía ganarlo. Y no fue el de siempre. Max Verstappen ganó su primer título de F1 en el último giro de un Gran Premio dominado desde el inicio por Hamilton. 

El británico se quedó a una sola vuelta de ganar y de lograr así el récord de 7 títulos de Michael Schumacher, a un giro de convertirse en el piloto con más cetros mundiales de la historia. Pero si por algo pasará a la historia el GP de Abu Dhabi fue por la enorme batalla que hubo entre el campeón y el aspirante, no falta de polémica por un inicio muy controvertido y un final de película con un giro de guión inesperado.

Inicio con polémica

Después de la enorme controversia por las peleas entre Verstappen y Hamilton en las últimas carreras del año, todo parecía indicar que este domingo habría lío. Y los pilotos no se hicieron esperar. Verstappen salía con estrategia más arriesgada, con goma blanda, mientras que Lewis arrancaba con el medio. La decisión de Max de montar el blando estaba encaminada a tener más agarre en la salida y defender la pole. Pero lo cierto es que pudo venir de un grave error en clasificación, cuando le hizo un enorme plano a las gomas medias de Q2 que le impedían arrancar con ese neumático. Sea como fuera, Verstappen debía cumplir con el cometido de salir primero de la curva 1. Pero Hamilton impuso su veteranía. Salió mejor que Max pese a llevar goma media y le birló un cuarto Mundial en esa acción.

Más de la mitad del título estaría en la siguiente acción. En esos primeros metros, Max se pegó a Lewis Hamilton y aprovechó el rebufo para atacarle al final de la recta de atrás. Max se tiró desde su casa, sin intención de hacer la curva, solo de pasar a Lewis. Se fue un poco largo, y Hamilton, a su lado, se encontró encima a su rival. Hamilton sabía que un abandono doble favorecía a Verstappen porque pese a estar empatados, tenía un triunfo más en su casillero. Se apartó, evitó el impacto, y ya fuera de la pista, se pasó de listo y le salió bien: Se fue recto por la escapatoria, acortando toda la curva y volvió a la primera plaza.

Red Bull se quejaba por radio y Max no podía creerlo. Pedían que Lewis le devolviera la posición. Pero la FIA, inconsistente durante todo el año y que hizo que Verstappen le devolviera la posición a Lewis en una acción similar en Jeddah, esta vez no quiso intervenir. Decidió no investigar a Hamilton y permitir que liderara pese a su descarado recto.

Red Bull echaba humo por la radio. No entendía a Michael Masi, quien dijo que los comisarios habían revisado la acción y decidieron no actuar porque Hamilton se fue por fuera porque Max le forzó a ello. Discutible, cuanto menos.

La carrera entonces parecía ya para HamiltonTenía tres cuartos de título en el bolsillo. Solo debía aguantar. Con mejor neumático, ampliaba su ventaja. Max, con goma blanda, paraba en la vuelta 13 y Lewis, pese a que podía haber estirado la vida de su neumático medio, optó por la estrategia conservadora de parar a la vuelta siguiente para replicar lo hecho por Max. Replicando lo que hacía el segundo, se aseguraba defender su posición.

Defensa espectacular de Pérez

Verstappen estaba contra las cuerdas. Debía inventarse algo mágico para volver a renacer. Se le tenía que aparecer la Virgen. Pero a falta de su presencia, apareció su compañero ‘Checo’ Pérez. Al mexicano, que también salía con goma blanda, le decían que no parara. Lideraba la carrera de forma irreal sin haber parado, esperando a que Hamilton llegara por detrás. Y cuando viera en el retrovisor a Lewis, debía defenderse con todo y hacerle un tapón a Lewis para que Verstappen se pegara. La distancia entre Hamilton y Verstappen cuando el inglés alcanzó al mexicano era de 8 segundos. 

Hamilton tenía mucho más ritmo y parecía que se comería a ‘Checo’ fácilmente. Pero el mexicano sorprendió con una enorme defensa, muy agresiva, casi sin goma. Hamilton le pasaba, ‘Checo’ le pillaba el interior de nuevo, y luego, con DRS, le volvía a meter el coche y le cerraba todas las puertas. “Es peligroso”, decía Hamilton, que tenía que ser precavido para evitar un choque que le hubiera arrebatado el título. Mientras, Pérez no tenía nada que perder.

Y así fue como Verstappen llegó a ponerse justo detrás de Hamilton. Pérez le dejó pasar y Max iniciaba su ataque. Pese a ello, el ritmo de Lewis era superior y volvió a ganarse un hueco de 5 segundos. 

Pero de nuevo, todo cambió con un ‘Safety Car’ virtual provocado por un coche parado, el de Giovinazzi.

Verstappen aprovechaba el ‘Safety Virtual’ para cambiar gomas. Perdía 14 segundos en ese cambio y se colocaba a 19, pero con goma dura nueva. Debía atacar. Hamilton se defendía, pero Max, con el cuchillo entre los dientes, le recortaba vuelta a vuelta. “¿No ha sido arriesgado no entrar?”, decía Hamilton por radio. “Era más arriesgado perder posición”, le decían por radio. “No sé si mis ruedas aguantarán este ritmo”, decía. Pero Lewis sacó el martillo y pudo mantener un margen de 12 segundos frente a Max.

El ‘Safety Car’ final lo cambió todo

El título parecía de Lewis claramente, pero hubo otro giro de guión inesperado: Un ‘Safety Car’ en la vuelta 53, a falta de 5 vueltas, que lo podía cambiar todo. El culpable Latifi, con un coche precisamente motorizado por Mercedes.

Verstappen, de nuevo, probaba lo que podía. Entraba rápidamente a boxes para aprovechar el ‘Safety Car’ para poner goma blanda nueva sin perder tiempo. Gratis.

La carrera se volvía a agrupar. La ventaja de 12 segundos quedaba en nada. Lewis debía defender su posición en la resalida lanzada, con Verstappen atacándole desde la segunda posición con rueda blanda nueva. Lewis tenía que hacerlo con una goma dura ya muy gastada. La emoción era máxima. Pero el ‘Safety Car’ no se iba de la pista. Iban pasando los giros y seguía en el asfalto. Ya habían retirado el coche y Red Bull apretaba por radio. No entendía que el ‘Safety Car’ no se fuera a falta de dos giros. ¡Y la carrera se relanzó en la última vuelta! El Mundial se iba a decidir en la último giro. Y ahí, Max no dudó ni un solo instante. 

El vigente campeón, con goma más vieja, no pudo hacer nada para retener a un Verstappen que atacó con todo en la frenada de la 5, con goma nueva y con las ganas de acabar con el reinado de 7 años consecutivos de Mercedes, de 4 años seguidos de Hamilton. Max se defendió por el interior en la recta de atrás. Lo tenía. Verstappen se convirtió en el nuevo rey de la F1. Increíble. Y los comisarios así lo ratificaron pese a la doble queja posterior de Mercedes.

Sainz, podio y ‘el mejor del resto’ en el Mundial

Carlos Sainz realizó una gran carrera, sin cometer errores y cumpliendo cada uno de sus objetivos. En la salida, pasó de la quinta a la cuarta plaza al superar a Lando Norris. Y posteriormente, el español aguantó su plaza en una cita en la que era difícil adelantar. El madrileño se vio beneficiado por el abandono final de Pérez, lo que le permitió subirse a su tercer podio con Ferrari en su primer año en Maranello, su cuarto podio en la F1

Carlos terminó así de la mejor forma su gran año de adaptación a la Scuderia del Cavallino Rampantesuperando en la carrera final a Leclerc y Norris en su lucha particular por la quinta posición del Mundial de pilotos. 

Carlos Sainz terminó el curso como ‘el mejor del resto’, solo superado por los cuatro mejores coches de la parrilla. Broche de oro a una campaña para enmarcar en la que no solo se adaptó rápidamente a su nuevo equipo y monoplaza, sino que superó a un ”killer’ como Leclerc con un mejor final de año, con más ritmo en todos los aspectos respecto a un monegasco que muchos pensaban que era el líder del conjunto transalpino. 

Carlos, como suele hacer su padre, envió un mensaje final a todos aquellos que dudaban de él. Ahora, solo piensa en que Ferrari le entregue un coche ganador para 2022. El madrileño fue el único que pudo igualar el rendimiento de Verstappen como compañero del neerlandés en su primer curso en 2015. Desde entonces, Max siempre aplastó a su compañero. Ahora, Verstappen es campeón. Sainz también quiere serlo vestido de rojo. 

Alonso, octavo

Fernando, que salía 11º, parecía que lo tendría difícil para puntuar en Abu Dhabi. Perjudicado por Ricciardo en la clasificación, tenía coche para estar más adelante, pero en esta pista era muy difícil adelantar. No pudo hacerlo en la salida, pero sí con el baile de boxes y el ‘Safety Car’ final. Alonso logró terminar 8º, cumpliendo con el objetivo de los puntos por delante de su compañero Ocon, que fue 9º. Buena forma de terminar un curso de transición en el que demostró estar a su máximo nivel. Preparado para ‘El Plan’ de 2022. Quiere volver a ganar con las nuevas reglas. 

FUENTE: Mundo deportivo

Related posts

Nadal confirma su participación en Barcelona

Sofía Millán

Tejero se apodera del lateral zaragocista a base de eficacia ofensiva

Sofía Millán

Sergio Ramos, positivo por coronavirus

Sofía Millán

Leave a Comment