Economía

Los ingenieros de caminos reclaman prohibir las renovables en territorios de alto valor medioambiental

Piden al Gobierno de Aragón una moratoria que establezca la prohibición de nuevos parques eólicos y fotovoltaicos en las zonas más sensibles de la comunidad, como el Pirineo, el Prepirineo y el Maestrazgo turolense

Hace falta una “ordenación urgente” en la implantación de instalaciones de energía renovable en Aragón para minimizar los impactos paisajísticos y medioambientales que generan. La demarcación de Aragón del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos es contundente frente a una tramitación de proyectos que se ha “disparado” en los últimos años en la comunidad. Javier Mozota, decano de la demarcación aragonesa, reconoció la sala alta de Pedro IV del sector “por la incidencia que empieza a tener ya la implantación de parques eólicos y solares en el territorio” y aseguró que protección a nivel medioambiental “se queda coja” ante la explosión de peticiones.

Por eso, el colegio ha hecho oficial una declaración que consta de cinco puntos que harán llegar al Gobierno de Aragón, a los grupos parlamentarios con representación en el Parlamento aragonés y al resto de colegios en España, por si se quieren sumar a su petición. “Debe hacerse un esfuerzo de ordenación del territorio y de ver qué entornos se tienen que preservar”, ha señalado. “Estamos a favor de las energías renovables, pero es urgente que se firme un documento de ordenación territorial que defina qué espacios deben estar exentos de estas instalaciones”, ha proseguido.

Sin dudarlo, los ingenieros de Caminos señalan al Pirineo, el Prepirineo y el Maestrazgo como entornos “a preservar” en Aragón. “Tenemos territorios más desérticos, con menor valor ambiental que los prados de una zona turística para instalar parques eólicos o fotovoltaicos”, ha señalado Mozota, que ha criticado también que “algunos de los proyectos se plantean, incluso, en sitios previstos para zonas de regadíos”, lo que debería requerir, a su parecer, de “un estudio en profundidad”. “Las burbujas acaban explotando”, ha advertido.

La declaración sobre el impacto ambiental de los parques eólicos y fotovoltaicos

Los ingenieros de Caminos resumen en cinco puntos sus propuestas para un desarrollo sostenible y justo con el medio ambiente de las energías renovables. En primer lugar, aseguran que es “absolutamente necesario y urgente que se elabore un documento de ordenación territorial que establezca los territorios que, por sus valores ecológicos, naturales, paisajísticos o culturales, deben estar exentos de este tipo de instalaciones”.

En segundo lugar, reclaman una tramitación “transparente” y con “participación pública efectiva y real” para la instalación de nuevos proyectos. “Es llamativa la brevedad de los plazos que se otorgan para que los interesados puedan efectuar las alegaciones que estimen pertinentes, generalmente de solo un mes. La documentación suele ser extensa, lo que dificulta su lectura y comprensión, a lo que se añade la coincidencia de numerosos expedientes expuestos al público a la vez”, reclaman.

Asimismo, recuerdan que debe cumplirse la normativa urbanística de los municipios. “La facilidad con la que este tipo de instalaciones son declaradas de utilidad pública o de interés social permite, en muchos casos, que pretendan instalarse indiscriminadamente en cualquier lugar, aplicando laxamente la normativa urbanística municipal, que en su día no pudo prever la invasión de este tipo de instalaciones en su suelo no urbanizable”, denuncian.

También exigen que los documentos de este tipo de proyectos, y su estudio de impacto ambiental, “deben tener la misma calidad, concreción y nivel de estudio que los proyectos de otro tipo de infraestructura”, analizando la propia instalación, los caminos que se deben trazar para construirla y sus posteriores líneas de evacuación. No en vano, recuerdan, una instalación como la denominada Cluster Maestrazgo incluye “unos 400 kilómetros de caminos que se trazan habitualmente por terrenos de alto valor medioambiental, sin que muchos alcancen el nivel de definición técnica ni estudio ambiental que sería preciso”.

Finalmente, desde el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos consideran que la “necesidad y la urgencia” del desarrollo de las energías renovables “no deben ser la excusa para disminuir las garantías que establece la legislación sobre la necesaria ordenación territorial y la protección medioambiental, que debería complementarse y reforzarse con una directriz especial de carácter sectorial sobre zonificación y características de implantación de estas instalaciones”.

Torres de 200 metros de altura

Los ingenieros pusieron el foco, también, en que el impacto de las nuevas plantas eólicas no es el mismo que el de las desarrolladas a finales del siglo XX y principios de XXI. “Ahora las torres alcanzan los 200 metros de altura, con 120 de torre y 80 metros más de aspa, lo que supone una afección de media hectárea de terreno en cada torre”, ha indicado Mozota.

“En resumen, cada vez hay más peticiones de parques y menos territorio que proteger. La DGA tiene que crear una directriz rápida, con una moratoria de poco tiempo para proteger el territorio mediante la prohibición, directamente, de las instalaciones en determinados espacios“, ha añadido José Antonio Alonso, representante del colegio en la comisión provincial de Urbanismo de Zaragoza.

El secretario de Estado de Medio Ambiente aboga por preservar los espacios protegidos

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, se reunió telemáticamente con la Plataforma en Defensa de los Paisajes de Teruel, en una cita en la que la entidad ciudadana planteó el problema de la proliferación de proyectos en la provincia. Según su portavoz, Javier Oquendo, el secretario de Estado abogó por preservar las zonas ubicadas dentro del espacio de la Red Natura y aseguró a la plataforma que serán «estrictos» con las tramitaciones.

Asimismo, Morán reconoció a la plataforma que hay «demasiados» proyectos previstos, por lo que auguró que algunos se quedarán en el camino. Desde la plataforma pusieron el foco en la fragmentación de proyectos limítrofes que se presentan por separado, algo de lo que son «conscientes» en el Ministerio de Transición Ecológica. 

Fuente: El Periódico de Aragón

Related posts

De los señores del ladrillo a los señores de las renovables: ¿al filo de otra burbuja?

Sofía Millán

Forestalia ultima un macroproyecto eólico junto a Castellón: 22 parques, 677 millones y 3.000 empleos

Sofía Millán

Macroproyecto en Extremadura para construir baterías: 1.000 millones de inversión y 1.600 empleos

Sofía Millán

Leave a Comment