Opinión

La España desaprovechada

Teruel corre el riesgo de acabar como África, con el futuro dependiendo de terceros.

Según Mayte Pérez, consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Teruel forma parte de la España desaprovechada. La provincia por sus pocos votantes, y gran superficie de suelo barato, muy útil para los planes del gobierno de electrizar España para la exportación hacia otros países que no quieren este desarrollo en su propio suelo, se convierte en una oportunidad para la política con poca perdida para quien está al mando. Mientras se facilitan las inversiones en interconexión y se asegura la penetración de las renovables, las comunidades autónomas se comprometen a simplificar y agilizar los procesos administrativos para la tramitación de permisos. (1)

Los políticos exigen silencio, mientras preparan lo que han prometido a Europa a través del sacrificio del territorio más pobre del país, abren las puertas de par en par a las empresas multinacionales y subvencionan las centrales de renovables con el dinero que las honradas pymes, autónomos y trabajadores, pagan a hacienda.

En noviembre de 2020 se aprueba una nueva ley en contribución a la agilización del sector energético-eólico; en enero de 2021 se lleva a cabo la primera subasta para la asignación de proyectos de energía renovable bajo el nuevo sistema, asignando proyectos a los precios más bajos nunca vistos. 

En España ya existía una sobrecapacidad de generación eléctrica, que se acentúa con las últimas subastas. Aun así, se fija un avance hacia una disminución de la carga fiscal en la producción de energía eléctrica para hacer más atractivo el consumo de electricidad, con el consiguiente impacto positivo en el crecimiento de centrales y, por tanto, en la actividad de la industria (1). El sector energético considera necesaria la búsqueda del consenso perdurable en el tiempo a nivel político y regulatorio, que les permita un ritmo de avance lo más lineal posible1. Un reto que es aceptado, como refleja la Agenda Sectorial (1), y corroborado por el aluvión de proyectos anunciados, con ya más de 134 proyectos en trámite solo en la provincia de Teruel, vulnerando leyes europeas, nacionales y regionales con irregularidades importantes, como anunciaba Teruel Existe. Un aluvión que sorprendía a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, al multiplicarse por diez el objetivo fijado para 2030, quien advertía que este hecho colapsará el sistema. Según la ministra, por ahora hay lo que hay.

Se nos recuerda a menudo las importantes aportaciones de la industria renovable, respecto al PIB, 0,31% en 2018, y 0,35% en 2019, en el caso de las eólicas, un 1,01% en el total de las energías renovables, incluyendo solar; y exportaciones, cerca de 100% de la producción de centrales eólicas ya en 2017. No nos olvidemos del empleo generado en el territorio ocupado. A principios de 2019, con 1.203 centrales eólicas en 807 municipios, en el sector Empresas de Servicios Complementarios (ingeniería; construcción, operación y mantenimiento de centrales, logística, etc.) había 2.531 empleados en toda España, 2,1 empleos por central eólica. Una cifra a retener, que va a sin duda a revitalizar los pueblos ocupados. 

El Gobierno de Aragón promete apoyar a empresarios del territorio aragonés, para que los beneficios tengan mayor repercusión en la comunidad y sus provincias. Forestalia, empresa con domicilio social en Madrid, busca socios de negocios internacionales desde su primera aparición en subasta. En julio y noviembre de 2020 firma acuerdos con Copenhagen Infrastructure Partners (CIP) por 12 centrales eólicas en los Monegros y 27 en Teruel, infraestructuras que alcanzan poco después de su venta valores de 3.500 y 5.500 millones de euros, respectivamente. En marzo de 2021, CIP vende el 49% de los derechos de Monegros a Arjun, compañía basada en Londres. En abril de 2021, CIP proclama que su inversión en Teruel por 27 centrales alcanza 7.000 millones; con socios de negocio en Europa, países Nórdicos, América, Asia y Australia, el valor aumenta 1.500 millones en menos de seis meses. Todo queda en casa.

A mi entender, si se apuntalan presupuestos sociales/locales en las limosnas de las multinacionales se corre el riesgo eminente de acabar como el continente africano, con un futuro, economía, salud y educación dependiendo de terceros, con intereses en otra mira que la de los habitantes de las zonas rurales.

Quiero pensar que se puede apoyar el futuro de las generaciones venideras desde el propio territorio. Los jóvenes tienen las armas necesarias para el desarrollo de su futuro, entreguémosles un territorio para proteger, un futuro por el que luchar. Si es verdad que el suelo de Teruel está desaprovechado, que sea la gente de sus pueblos la que se beneficie realmente, para construir una economía fuerte y perdurable, basada en la riqueza de sus recursos, no en la perdida de estos, sin tener que regalar ni expropiar terrenos. Que nos sea pan para hoy y hambre para mañana. Todo es posible mientras haya empeño, construir un futuro digno puede ser tarea ardua, no por ello imposible.

(1) Agenda Sectorial de la Industria Eólica 2019 – Asociación Empresarial Eólica / Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

FUENTE: Periódico de Aragón.

Related posts

Los truficultores se unen para que la Trufa de Aragón sea DO

Sofía Millán

La defensa del paisaje de Teruel se opone a la proliferación parásita de las renovables

Sofía Millán

Opdenergy retrasa sine die su salida a bolsa tras el ‘batacazo’ de Ecoener

Sofía Millán

Leave a Comment