Economía

La energía solar puede cubrir una brecha social

La fundación acciona.org pondrá en funcionamiento su primer proyecto en territorio español en 2022. La localidad onubense de San Juan del Puerto contará con una planta fotovoltaica que librará de la pobreza energética a medio centenar de familias vulnerables

San Juan del Puerto es un municipio situado a poco más de 12 kilómetros de Huelva. Durante siglos, su principal fuente de subsistencia se extrajo de las rojizas aguas del río Tinto, que baña los márgenes de la localidad. Sus yacimientos de pirita, la materia prima del hierro, condujeron a San Juan del Puerto a ser lugar privilegiado para el advenimiento del primer ferrocarril minero de Huelva. Corría el año 1867.

Ya hace mucho que cesó aquí el vapor de las locomotoras. Hoy, con menos de 10.000 habitantes, se dispone a vivir otra pequeña revolución. Es el primer municipio español elegido por acciona.org, la fundación de la compañía española de infraestructuras y energías renovables, para desarrollar un proyecto energético de autoconsumo colectivo que contribuirá a combatir la pobreza energética de al menos medio centenar de familias y a reducir la huella de carbono de este enclave. Se trata de la instalación de una planta fotovoltaica en la cubierta del pabellón municipal de deportes, la primera experiencia piloto de acciona.org en España. Una vez que entre en funcionamiento vendrán más iniciativas similares.

Con cerca de 100 kW de potencia, la instalación disminuirá el gasto energético de hogares en dificultad y reducirá la huella de carbono del municipio

“El Ayuntamiento de San Juan del Puerto mantiene un fuerte compromiso con la transición energética. La colaboración ha sido total desde el principio”, afirma Gabriel Martín Fernández, director de la Fundación acciona.org. “Nuestro proyecto intenta responder a un triple desafío. En primer lugar, atender al problema de la pobreza energética. Muchos hogares no puedan disfrutar de unas condiciones básicas de confort porque la factura eléctrica tiene un fuerte impacto en la renta de las familias en condiciones de vulnerabilidad. Además, la instalación fotovoltaica contribuirá a que el municipio incorpore energías renovables a su mix de consumo, puesto que el ayuntamiento va a autoconsumir electricidad procedente de la planta. Por último, es un proyecto en línea con los apoyos que necesitan los entornos rurales de la llamada España vaciada”.

Acceso universal a la energía

La planta fotovoltaica del municipio contribuirá directamente a que cincuenta de sus familias más desfavorecidas vean reducida su factura de la luz. Así, acciona.org entregará hasta el 50% de la electricidad producida por la nueva instalación, con cerca de 100 kW de potencia pico, para aliviar el peso del recibo energético de las familias beneficiarias. El resto de la energía generada por la instalación se destinará a abastecer edificios del ayuntamiento. La fundación, con este proyecto, garantiza al municipio un ahorro hasta 15 años en relación al precio del mercado convencional. Durante este tiempo, acciona.org se hará cargo de los equipos, el material, la instalación, la operación y mantenimiento de la planta. Al expirar ese plazo, la planta pasará a manos municipales.

Según Gabriel Martín Fernández, el objetivo de acciona.org desde su constitución, hace 13 años, “es hacer universal el acceso a la energía”. Pero el proyecto fotovoltaico de San Juan del Puerto supone una interesante novedad en la estrategia de la fundación: es la primera intervención en España. Hasta ahora, sus actuaciones para llevar la energía a comunidades desfavorecidas habían tenido lugar en México, Perú y Panamá.

“Nuestro trabajo en pro del acceso universal a la energía se centró en un primer momento en países en vías de desarrollo, donde hay zonas que no cuentan con las infraestructuras mínimas adecuadas para el suministro. Acabamos de poner en marcha una microred fotovoltaica en pleno corazón de la Amazonia peruana con la misma tecnología que se usará en Huelva”, indica el director de acciona.org. En la localidad peruana de Copal Urco, el viejo generador diésel que se utilizaba hasta hace poco ha sido reemplazado por una microplanta fotovoltaica que suministrará energía a casi 70 familias, edificios comunitarios y al alumbrado público. “Allí lo hacemos con un modelo de pago por servicio y en San Juan del Puerto lo haremos aprovechando el autoconsumo colectivo”, subraya Gabriel Martín Fernández. “Son dos fórmulas de abordar un problema similar: universalizar el acceso a la energía buscando soluciones sostenibles y asequibles”.

El proyecto fotovoltaico de San Juan del Puerto ya fue aprobado por el pleno municipal a finales de septiembre. El periodo de consulta pública concluyó a mediados de noviembre y, una vez formalizada la concesión, se iniciarán las obras. “El objetivo es que la instalación se encuentre plenamente operativa en el primer semestre de 2022″, apunta. Como complemento, en el municipio se imparten toda una serie de talleres para explicar el proyecto.

Acciona.org quiere extender esta iniciativa a territorios similares en España, aprovechando su experiencia tecnológica en Perú, México y Panamá

Es la primera incursión de esta fundación en territorio nacional. ¿Vendrán más? Según Martín Fernández, “es un proyecto replicable y nuestra intención es hacerlo extensible a otros municipios españoles con sensibilidad por este tipo de proyectos. Queremos que el primero sea un ejemplo de funcionamiento, y a partir de ahí, implantarlo en otras localidades españolas”.

La cuenta atrás para la planta fotovoltaica ya ha comenzado en San Juan del Puerto. Las familias potencialmente beneficiarias de esta iniciativa están formalizando su inscripción en un proceso de total transparencia. Los beneficiarios serán designados con arreglo a baremos objetivos y estandarizados, de acuerdo con el apoyo y la asesoría de la concejalía de asuntos sociales de la localidad. La llegada de la energía fotovoltaica será, en unos meses, otro pequeño hito en la historia de este municipio.

Trece años estimulando la cohesión

San Juan del Puerto es un municipio situado a poco más de 12 kilómetros de Huelva. Durante siglos, su principal fuente de subsistencia se extrajo de las rojizas aguas del río Tinto, que baña los márgenes de la localidad. Sus yacimientos de pirita, la materia prima del hierro, condujeron a San Juan del Puerto a ser lugar privilegiado para el advenimiento del primer ferrocarril minero de Huelva. Corría el año 1867.

Ya hace mucho que cesó aquí el vapor de las locomotoras. Hoy, con menos de 10.000 habitantes, se dispone a vivir otra pequeña revolución. Es el primer municipio español elegido por acciona.org, la fundación de la compañía española de infraestructuras y energías renovables, para desarrollar un proyecto energético de autoconsumo colectivo que contribuirá a combatir la pobreza energética de al menos medio centenar de familias y a reducir la huella de carbono de este enclave. Se trata de la instalación de una planta fotovoltaica en la cubierta del pabellón municipal de deportes, la primera experiencia piloto de acciona.org en España. Una vez que entre en funcionamiento vendrán más iniciativas similares. 

FUENTE: EL PAÍS

Related posts

Patentes: ¿Y si liberarlas trajera más problemas para la producción de vacunas?

Sofía Millán

Más de 17 millones para cinco kilómetros de la N-330 en Teruel

Sofía Millán

Aragón invertirá 9 millones en mejorar el acceso a Internet en el medio rural

Sofía Millán

Leave a Comment