Opinión

Los parques solares llegan hasta las aguas de Mediano en plataformas flotantes

La demanda de suelo para instalar parques fotovoltaicos ha llevado a las empresas de renovables a plantear incluso su ubicación sobre las aguas de los embalses. Mediano, en la comarca de Sobrarbe, es uno de los emplazamientos codiciados, con dos proyectos sobre la mesa, uno de la firma cordobesa Magtel y otro de Acciona, que inauguró el verano pasado en un pantano de Extremadura la primera plataforma fotovoltaica flotante del país. La de Mediano sería la segunda, en caso de prosperar. Las placas se anclarían en tierra pero ondularían en el agua, adaptándose a los cambios de nivel del pantano.

Ubicación del proyecto presentado por Acciona al Ayuntamiento de Aínsa.
Heraldo

El Ayuntamiento de Aínsa ha mostrado sus recelos ante el grave impacto paisajístico que podrían tener estos proyectos. El pleno municipal aprobó la noche del miércoles por unanimidad la suspensión cautelar, durante un año, de las licencias urbanísticas y ambientales para la implantación de instalaciones de energía eléctrica. La moratoria afectaría a los parques de más de 5 hectáreas y a los del interior del embalse. 

De esta forma sigue el camino marcada por otras corporaciones municipales de la provincia, como Sabiñánigo y Jaca, que respaldaron con sendas moratorias la petición realizada por los vecinos del núcleo de Espuéndolas, donde se proyecta un parque que afectaba a los dos municipios.

“No tenemos claro que sea adecuado poner un parque fotovoltaico en el embalse y hemos preferido aprobar una suspensión cautelar para que nos dé tiempo a estudiar la mejor ubicación para este tipo de instalaciones“, ha explicado el alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo. Cuatro colectivos le han hecho llegar cartas mostrando su oposición: el sindicato Comisiones Obreras, que gestiona el centro de vacaciones de Morillo de Tou, a orillas del embalse; las asociaciones de vecinos de Coscojuela de Sobrarbe y Gerbe, cerca también de la lámina de agua de Mediano, y la Fundación del Quebrantahuesos. Argumentan que Aínsa vive del paisaje y del turismo y este tipo de instalaciones alteran estos recursos.

Plano donde la empresa Magtel proyecta el parque solar junto a la península en la que se ubica el aeródromo de Coscojuela.
Heraldo

La empresa cordobesa Magtel presentó un proyecto al Ayuntamiento hace unos días. En este caso se ubicaría junto al aeródromo de Coscojuela, situado en la península de Plampalacios, de gran valor paisajístico, y ocuparía 20 hectáreas.

Pero no es la única firma interesada. Acciona, que inauguró el pasado verano la primera planta fotovoltaica flotante conectada a la red en un embalse extremeño, con 3.000 módulos, también se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de La Fueva, otra de las localidades con territorio en Mediano. Acciona tiene la concesión de la central hidroeléctrica de esta presa y según el alcalde de este municipio, Ramón Laplana, el objetivo es combinar ambos tipos de energía. El proyecto está “por concretar”, afirma, pero ya se sabe que ocuparía una superficie de 12 hectáreas. “La Confederación Hidrográfica es la primera que debe dar su opinión, pero yo no lo veo mal”, aclara.

Respecto a la postura de la CHE, el alcalde de Aínsa comenta que, según le transmitió la presidenta del organismo de cuenca, “si el ayuntamiento está a favor, no podrían ningún problema, pero si esta en contra, no iban a dar permiso”. Según Enrique Pueyo, las empresas justifican la proliferación de los parques solares “porque va a venir mucho dinero de Europa para energías renovables y buscan por todos lados dónde pueden poner este tipo de instalaciones, que para que les sean más rentables deben estar cerca de las líneas de evacuación”. Mediano cuenta con una central hidroeléctrica, lo que facilitaría el transporte de energía.

Fuera del embalse no hay ningún proyecto en marcha, “pero por si acaso, y visto lo que está pasando, vamos a decretar la moratoria, al menos tendremos un año para ver cómo gestionarlo”, ha señalado el responsable municipal de Aínsa.

600 proyectos en tramitación en Aragón

La proliferación de huertos solares se refleja en los 600 proyectos actualmente en tramitación en Aragón (12.527 MW de potencia). Teruel se lleva la palma (con 338) seguido de Zaragoza (185) y Huesca (77).

El mismo miércoles, el Ayuntamiento de Monzón cerró el alquiler de 23 hectáreas en cinco parcelas rústicas municipales para el parque fotovoltaico La Serreta, de 7,5 megavatios de potencia, en el entorno del núcleo de Conchel. El plazo es de 30 años y recibirá 28.169 euros anuales. Cerca hay previsto otro en suelo privado. Entre ambos la inversión suma 12 millones y su construcción podría generar en torno a un centenar de puestos de trabajo.

Y el mismo día, el Boletín Oficial de Aragón publicó la resolución del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) que somete al procedimiento de evaluación ambiental el proyecto de una planta solar en Fraga promovido por Puylampa Solar, de 10 MW y que ocuparía 27 hectáreas. Y no es el único que tiene sobre la mesa el Ayuntamiento.

Fuente: Heraldo de Aragón.

Related posts

Mularroya, una historia pasada por agua

Sofía Millán

Se instala el miedo en las renovables para salir a bolsa, ¿ha pinchado la burbuja?

Sofía Millán

Mezquita de Jarque declara su término saturado de instalaciones de renovables

Sofía Millán

Leave a Comment